martes, 22 de abril de 2014

Adiós. (Vainilla y humo 10)





Para algunas personas la mejor forma de decir adiós es haciendo que las odies.


Julio


Eric Campbell había conocido mucha gente en su vida. Podías revisar sus contactos de teléfono y encontrar nombres que te sorprenderían. Podía contarte historias, historias que la gente no creería si no fuese porque salían de los labios del vocalista de la banda de rock más reconocida del mundo.

Él conocía a la gente como la palma de su mano. Él sabia como tratar con las personas, pero fue solo entonces que Eric Campbell se dio cuenta de que algunas personas entran en tu vida por culpa del maldito destino y que simplemente están destinadas a estar ahí.

Ese día en el hospital, después de haber encontrado su cama vacía, había vuelto a su apartamento.

Al pensar en ello ahora, casi se ríe de cómo no se pudo dar cuenta antes.

¿De verdad creía que Alaska Decany se había ido sin algún tipo de adiós?

Él encontró ese “adiós” arrastrado bajo la puerta de su apartamento, al entrar. Se sorprendió de no haberlo pisado, pero ahí estaba, en medio del suelo de madera, como si ella lo hubiese empujado descuidadamente por la rendija bajo la puerta.

Se agachó para recogerlo, regalándose a si mismo una pequeña sonrisa apretada mientras negaba con la cabeza mirando el regalo que denotaba la débil presencia de la chica.

Un simple CD, eso era todo.

Un CD escrito por encima con sharpie negro, garabateado como si se tratase de una especie de pedazo de papel que cayó de la libreta. ¿De que otra manera podría ella haber echo las paces? ¿De que otra manera podría decirle que lo sentía por irse y que él no debía buscarla?

Porque una jodida llamada de teléfono o una carta en su buzón era simplemente demasiado mainstream para ella, ¿no?

Él tenia memorizada cada una de las palabras.

Cada línea, a pesar de que le había tomado un tiempo leer sus ilegibles garabatos de rotulador negro contra la parte superior del CD. 
Y él finalmente lo había entendido todo.



Soy malaaa y hay que esperar al siguiente capitulo para saber que ponía en el CD.












I'd love to be a diva.
But then I'd have to send 
so many apology notes
for my abhorrent behavior.


Annie.